SPB
SPB Contigo
Cómo preparar la habitación para el estudio

Cómo preparar la habitación para el estudio

Consejos para decorar el cuarto y estudiar mejor

Cuando nuestros hijos se van haciendo mayores, también van creciendo con ellos las responsabilidades que tienen en sus estudios. Más deberes, más exámenes y, por lo tanto, necesitan un espacio adecuado para poder realizar sus tareas. Para que estudien mejor y que no haya ninguna excusa, te damos unos consejos para cuando te plantees cambiar la decoración de la habitación para el estudio.

MUEBLES

Menos es más. Esta máxima vale para casi todo en la vida pero, en este caso, te aseguramos que también. La habitación de tu hijo/a debe tener los muebles justos e imprescindibles. Si añadimos más mobiliario del debido, aumentaremos las distracciones. Necesitará: una buena mesa a una altura adecuada con una cajonera amplia y espacio para el ordenador, en caso de necesitarlo; una silla cómoda y ergonómica, las que tienen ruedas y se regulan en altura con una opción fantástica; estanterías para colocar libros, libretas y archivadores.

Cuando hagas la distribución de la mesa y los accesorios, lo mejor es que hagas la prueba e intentes acceder a todos los elementos (cajoneras, estanterías, etc.) desde la misma silla o realizando el mínimo desplazamiento con las ruedas. Esto permitirá que no se pierda tiempo ni concentración. 

Si la habitación es para estudiar, únicamente necesitará esos muebles. Si, en cambio, también es dormitorio, evidentemente requerirá de cama, mesita de noche y otros muebles de almacenaje para ropa (armario, cómoda, etc.)

ILUMINACIÓN

Es absolutamente imprescindible una buena iluminación. Si podemos tener luz natural, muchísimo mejor. Por eso, si tenemos una ventana, lo ideal es colocar la mesa de estudio debajo de la ventana. Independientemente, también necesitaremos una luz de escritorio adecuada. Te recomendamos luz fría y no cálida, puesto que puede adormecer.

COLORES

Tanto para las paredes como para la ropa de cama y los muebles, los colores deben ser claros. Tonos blancos y neutros, pasteles, serán la opción más óptima. Si tienes dudas respecto al color, lo mejor es que evites tonos estridentes. No favorecen la relajación ni la concentración.

ORDENADOR

Dejamos un punto para el ordenador ya que, aunque es el mejor amigo para el estudio, también puede ser el peor enemigo. En el caso de niños pequeños o adolescentes, lo más interesante es que el ordenador esté fuera de la habitación. Los pequeños no lo necesitan y los adolescentes se pueden distraer con ese elemento. Para los segundos, que sí que necesitarán el ordenador para trabajos, etc. lo mejor es que puedas tener un espacio común de la familia en el que tengas el ordenador. Así, se evitan los usos no deseados. Respecto a los jóvenes, el ordenador en las habitaciones es lo más práctico. Y les presuponemos responsables ;)

Esperamos que estos consejos os sirvan. 

Facebook

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí Aceptar