SPB
SPB Contigo
Decálogo para un correcto secado de la ropa

Decálogo para un correcto secado de la ropa

Para que secar la ropa sea coser y cantar

No le prestamos atención, pero es una parte muy importante del proceso de lavado de nuestra ropa. Aunque hayamos utilizado los detergentes y suavizantes adecuados si, por ejemplo, nos hemos dejado la colada sin tender dentro de la lavadora durante demasiado tiempo, será difícil que eliminemos el olor a humedad y nos costará muchísimo más el momento de planchado puesto que estará mucho más arrugada.

Por eso, para que tengas en cuenta que secar la ropa también es fundamental, te hemos preparado un decálogo de pautas muy sencillas que nos permitirán cuidar y alargar la vida de la ropa.


1) Siempre que nuestra lavadora nos lo permita usaremos un centrifugado suave y así evitaremos que la ropa se arrugue mucho.​

2) 
Pasaremos siempre un trapo húmedo por la cuerda de tender para eliminar cualquier residuo y así evitaremos que se manche la ropa limpia.



3) 
En la medida de lo posible, tenderemos nada más acabe la lavadora, para prevenir la aparición de manchas de moho, olor a humedad y arrugas innecesarias. Tenderemos del revés y evitaremos, si podemos, que a la prenda le dé directamente el sol.

4) Sacudiremos bien la prenda antes de colgarla. No la estrujaremos para secarla más rápido. Esta sacudida eliminará exceso de humedad y, al mismo tiempo, también nos facilitará el planchado posterior. Otro truco, si enrollamos una prenda que nos interese secar rápido en una toalla, ésta absorberá el exceso de humedad. La sacudimos y la tendemos y verás que se seca más rápidamente.

5)Colgaremos las prendas respetando su espacio, así conseguiremos que se sequen antes y si no se tocan, no correremos el riesgo de que se destiñan y se estropeen.



6) Utilizaremos perchas en vez de pinzas para evitar que las prendas se arruguen. Evidentemente este punto no aplica a todas las prendas, pero si tiendes las camisas bien colocadas en perchas ahorrarás mucho después.

7) Retiraremos la ropa apenas esté seca, ya que no la debemos dejar expuesta más tiempo del necesario y así no la estropearemos, no se quedará con ese tacto “acartonado” y no nos complicaremos en el momento del planchado.

8) 
No es recomendable que sequemos la ropa sobre el radiador. Es cierto que en invierno es difícil secar la ropa y que, muchas veces, los radiadores pueden ser una buena solución, por ejemplo, para la ropa de los niños cuando la necesitamos para el día siguiente. No obstante, lo recomendable es colocar la ropa cerca del radiador (por ejemplo, colocándola sobre el respaldo de una silla) pero no directamente sobre él.

9) Hay que dar la vuelta a la ropa que tendemos: este consejo es aplicable, sobre todo, a invierno o a los días lluviosos, cuando nos cuesta muchísimo secar la ropa. No te dejes la ropa “aparcada”. Para que se seque más rápida es recomendable que, después de tenderla, le des la vuelta para que se vayan secando todas las zonas de la prenda.



10) Una gran aliada: la secadora. Siempre debemos leer las etiquetas para saber qué prendas podemos secar utilizando este electrodoméstico ya que, por ejemplo, no es aconsejable para prendas delicadas. Sin embargo, las toallas nos quedarán muchísimo más esponjosas con un golpe de secadora.De nuevo te damos un truco con la toalla como protagonista: si metes una toalla grande seca en la secadora con tu colada mojada, absorberá el exceso de humedad.

¡¡¡Esperamos que te sirvan estos consejos!!

 

Otros artículos

Facebook

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí Aceptar